Archivo de la categoría: musica

Bordolino y Eruca

Ayer me fui a ver a “Argentino Bordolino” en concepto de groupie de la banda al Motoencuentro Internacional de Diamante. Concentramos en la sala de ensayo y arrancamos todos como una gran familia de monos dividida en tres autos. Entre mates y charlas llegamos de toque a Diamante, al lugar del motoencuentro y estacionamos el auto como 30 Km de la entrada. Era más fácil, salir caminando desde Paraná, más o menos.

Antes de los “Bordolinos” tocaron como cuatro o cinco bandas de las que no me gustó ninguna. En general, los primeros temas de todas las bandas sonaban más o menos y luego parecía que el sonidista le iba agarrando la onda y el estilo de los músicos y empezaba a sonar cada vez mejor. Pero así y todo, no eran estilos de música con los que me sentía cómodo. Había bandas con muy buenos músicos y otras no tanto, sin embargo, ninguna me llevo a sentir algo diferente y placentero.

Llegando la hora de tocada de los “Bordolinos” nos fuimos para el “detrás de bambalinas” y mientras la monada principal concentraba, nosotros hablábamos al pedo entre los demás groupies de la banda. Pasaron algunos minutos, calentaron un poco, estiraron los dedos, tomaron el último trago de cerveza y salieron a la cancha a romperlo todo! (acá todas las fotos)

Después de haber disfrutado plenamente de la música y de flashearla sacándole fotos a estos pibes, vino un descanso de unas tres o cuatro bandas más, de las que tampoco casi ninguna me gustó. Hubo una de Ska que no me gustaba pero que me hacía bailar un poco por lo menos 🙂

Finalmente, aparecieron las locas de “Eruca Sativa” y se empezó a escuchar un poco más el pogo del público. Igualmente, había mucha menos gente de lo que me imaginaba. Así y todo, me pasó algo similar que con “Argentino Bordolino”. Sonó bien, disfruté de escucharlos y me colgué sacando fotos casi todo el recital. Incluso, subí al escenario a hacer algunas fotos estando a unos pocos metros de la bajista. (acá todas las fotos)

Aunque hubo muchas bandas que no me gustaban, la pasé genial. Estuve charlando con amigos que hacía mucho tiempo que no veía y compartíamos algunas horas de corrido juntos, unos mates, charlas y risas. Gracias a los “Argentinos Bordolinos” por la buena onda y también a los demás groupies de la banda que fueron, con quienes estuve socializando también. ¡Toda la onda la muchachada!

¡Fue real!

Hace un tiempo que me vengo juntando con Muzza para tocar. Antes, llevaba mi guitarra criolla, pero como me la robaron, después empecé a llevar el bongó o tocar alguna de las cosas que él tenía. Igualmente, no nos juntábamos casi nunca y cada vez que lo hacíamos era simplemente tocar por tocar. Sin nada armado, sino improvisar, delirar y pasar un buen rato.
En algún momento de esas juntadas, y otros encuentros también, flasheamos con tener una loopera. Que sí, que no, que está re copado. Estaría re bueno probar qué se puede hacer, etc, etc. Un par de charlitas y algunos videos de YouTube fueron suficientes para que digamos: “Bueno yo puedo poner mil, si ponés el resto la compramos” y… “Daaaaale!”. Así que, buscamos algunas en mercado libre y terminamos comprando ésta hace 1 mes.

Cuando la fui a retirar estaba hasta las manos de cosas para hacer, así que pasó una semana entera hasta que la pueda prender si quiera. Ese fin de semana en el que la pude probar, jugué un ratito y me pareció re divertido. Pensé que no iba a ser muy complicado. Ya le había agarrado la vuelta a varias cosas. Eso estuvo bueno.

Siguió pasando el tiempo y la loopera ahí, apagada. Al paso de una semana más, Muzza me la pide para jugar un rato y me dice que nos tenemos que juntar a tocar juntos con el juguete ese para ver qué se puede hacer entre los dos. Igualmente, eso quedó ahí nomás porque estábamos los dos hasta las manos, así que el tiempo siguió pasando y ninguna juntada se asomaba.

A la semana siguiente me dice Muzza que lo habían llamado para que toquemos en la inauguración de una muestra de arquitectura en la UNL, en Santa Fe. “¡¿QUÉ?! ¿¿¿Vos me estás jodiendo???”. “No, posta. Llamaron a casa preguntando por un tal Franco y Manu, los que habían hecho una Sala Interactiva Audiovisual en la escuela de artes visuales hace un mes atrás aproximadamente”… “¡Naaah! ¡Jodeme!”. “De verdad, que les copó la ambientación que hicimos y que querían algo similar y que le digamos cuánto cobramos”. “Juaaaaaa Juaaaa!. Ya fue Muzza, dejate de joder. ¡Vamos! :D”

Y así empezó todo, llamado que va, llamado que viene. Frases como: “Che estaría bueno juntarnos a ensayar antes de ir, ¿no?”, “¿Vos qué decís?”, “¿Cuánto les cobramos?”, “Yo digo que va a estar todo bien”, “Para mi nos están jodiendo”, “Por lo menos para cubrir los gastos”, “Dale, vamos. Vamos a jugar un rato ahí”, “¿Qué disco escuchaste?”, “No sé si te va a gustar lo nuevo que estamos haciendo, es muy delirante” y una infinidad de situaciones graciosas que son impensables.

Así fue, nos juntamos un par de días antes y el mismo día unas horas antes. “Algo salió” fue el resumen de las dos juntadas.

El Miércoles pasado a eso de las 18hs arrancamos para Santa Fe con destino a la Universidad. Cargando la guitarra eléctrica, el amplificador de guitarra y el que iba a hacer de parlante de la loopera. Claramente, la loopera. Muchos juguetes, como ser, un triángulo, un rayadorcito, una flauta, una armónica, la melódica, unas maracas, etc, etc… Y nos subimos al colectivo. Luego de unos 30 minutos aproximadamente, nos bajamos en la universidad cagándonos de la risa y nos fuimos al encuentro de la gente que organizaba la movida.

Sinceramente, no sé si hay mucho más que contar. Armamos las cosas, probamos sonido, nos sentamos abajo de un árbol y nos reímos mucho antes de empezar. Era muy bizarra la situación: “¿Qué carajo hacíamos ahí? y sobre todo… ¿Qué carajo íbamos a tocar?” Seguimos riéndonos un buen rato más y cuando ya estábamos más o menos listos, nos fuimos para el escenario. Coordinamos en qué momento arrancar, nos subimos al escenario y empezamos a tocar.

La gente… aplaudió, nos pidió otra y nos felicitó. Alto delirio. Todavía dudo si ésto fue un sueño o fue real.

El A, B, C para bajar música usando torrents

Hoy prometí que más tarde explicaría como hacer para bajar música desde Internet usando archivos Torrents, así que acá estamos.

A: buscar el torrent en google. Por ejemplo: “joe satriani the extremist torrent”. El primer resultado de google me llevó a thepiratebay.se (link). En general, en éstos links es bueno fijarse que tenga un par de seeds (eso indica cuánta gente está compartiendo ese disco de música; cuánto más tenga más rápido vamos a poder bajar). También, el size del archivo, que esté entre entre 40 y 120 Mb, que es un número razonable.

B: una vez que encontramos un link con el disco que queramos y que tenga unos cuántos seeds, el tamaño adecuado y demás… deberíamos buscar un link que diga algo así como “Get this torrent“, “Download torrent“, “Get the torrent file” o algo similar y que cuando le pasemos el mouse por arriba (sin hacer click) muestre abajo a la izquierda algo que empiece con “magnet:” o que termine con “.torrent“. La mayoría de los links que dicen “Download” o similar son propagandas, por eso hay que fijarse bien que el link empiece o termine con lo mencionado.

C: al hacer click en el link correcto (es preferible usar el “magnet” en caso de que esté -tiene un imán como ícono-) nos debería preguntar con qué programa queremos abrirlo. En esa ventana debemos seleccionar nuestro cliente de torrents (en mi caso Transmission) y seleccionar la carpeta dónde lo queremos bajar.

Listo. Preguntas o casos más complicados… esos que incluirían D: o K: en los comentarios…