Archivo de la categoría: libros

Ya lo dijo Cortázar

Por lo tanto no hace ni falta que escriba un artículo de mi autoría personal sobre el mismo tema (link al libro):

PREÁMBULO A LAS INSTRUCCIONES PARA DAR CUERDA AL RELOJ

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan —no lo saben, lo terrible es que no lo saben—, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías,  en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

— Julio Cortázar

Vida, libertad y consciencia

La calidad del video no es muy buena, pero sí que vale la pena anteder a la clase de Fredy Kofman.

«Yo soy responsable de mi vida»

Fredy Kofman tiene un libro que se llama «La empresa consciente» que todavía no he encontrado ni podido leer.

Focus

Acabo de terminar de leer el libro «Focus» (el segundo libro en inglés que terminé de leer en mi vida -ya sé, no es mucho, pero por algo se empieza). Si bien dice muchas, la mayoría de ellas las tuve que aprender solo a lo largo de estos años trabajando como desarrollador desde mi casa, aunque sin embargo me hizo bien leerlo y refrescar algunos conceptos. Es por eso que lo recomiendo.

La base del libro es poder enfocarse en el trabajo que uno está haciendo sin tener tantas distracciones, de tal forma de ser más productivo y disfrutar más de lo que uno está haciendo en cada momento.

Personalmente, me ha funcionado muy bien la técnica Pomodoro. Que mezclada con este libro va de pelos.

También encontré una traducción al Español para los que no saben leer en Inglés. Igualmente, si estás aprendiendo Inglés y creés que tu nivel no es bueno, hacé el intento de leerlo en Inglés de todas formas (de cualquier manera, siempre podés cambiar a la versión en Español luego, pero vale la pena intentarlo), el vocabulario que maneja no es muy complicado. Yo pude 🙂