Archivo de la categoría: hosting

nosehablamas.com.ar | un sitio en 24hs

El Martes por la noche me agarró mirando la televisión mientras cenaba. No recuerdo bien la hora, pero estaba mirando TN y el programa que estaban pasando se llamaba «Palabras +, palabras menos». Sinceramente, no tengo idea de qué se trata, cómo es normalmente ese programa ni ningún otro en realidad, porque no veo televisión. Solamente cuando como al medio día o a la noche, como para que me «hable alguien» 🙂

En este programa estaban entrevistando a familiares de la «Tragedia de Once«, quienes explicaban lo mal que los había tratado durante todo el día de la tragedia, las idas y vueltas que tuvieron que hacer para reconocer a sus familiares y la falta de respeto que hubo con ellos. Algo bastante típico cuando pasa unaccidente grande y la gente está descontrolada por la situación. Claramente, entendible.

Entonces, mientras escuchaba estos relatos pensaba: «Qué loco, ¿no?. Estar ahí, en el tren en ese momento, atrapado y sin poder salir; casi esperando que llegue la muerte». Eso me hicieron sentir los familiares, que dicho sea de paso, los escuché expresarse con cordura y respeto hacia «los culpables» (si se quiere) de lo ocurrido.

«Palabras +, palabaras -» el programa va llegando a su fin, vienen los agradecimientos de los periodistas y también de los familiares hacia ellos por la invitación y demás. Entonces, mientras estaban cerrando el programa uno de los periodistas dice: «La última rápida: ¿tienen esperanza en la justicia?» y se escucha un revuelo de «Sí. Tiene que haber justicia». «Sí, va a haber justicia». «Vamos a movernos para que la haya» y por allá lejos, perdido entre tantos «Sí» se escuchan un «No».

Ya casi cuando estaban poniendo la placa de cierre, el periodista se da cuenta de ese «No» perdido entre los demas, para todo y le dice: «Me interesa mucho escuchar porque la señora dijo que no tiene esperanzas en la justicia». Muy tranquilamente la señora, de unos 50 – 60 años explicó: «Esto es como todo lo que estamos acostumbrados a vivir: hoy todos los medios están hablando de esto, algunos con respeto otros casi tomándonos el pelo. Se arma un revuelo que dura unos meses. ¿Cuánto te parece a vos? ¿dos, tres…? Tal vez. Ya pasados esos meses nadie vuelve a tocar el tema y quedamos en la nada, al igual que los desaparecidos.»

Esa excelente explicación de esta señora me hizo pensar que es posta, siempre pasa lo mismo. Y no es solo en la televisión (ya que yo no miro y me entero igual de este tipo de «boooom» periodísticos / trágicos), sino que es en todos los medios, por todos lados: diarios, revistas, radio, internet, la gente en la calle, etc.

Con esto en la cabeza, se me ocurrió que debería existir un lugar en dónde uno pueda seguir los temas que le interesan y estar informado sobre casos que fueron un «boom» en algún momento y hoy ya nadie habla. Un histórico, un archivo de lo que fue pasando sin la necesidad de escribir sobre esto todos los días (es imposible seguir todos los casos) pero sí con la habilidad de compartir contenido que ya existe y agruparlos por tópicos.

Así, con esa idea en la cabeza me fui a dormir…

Pasó la noche, me despierto, desayuno, miro los mails del trabajo: ni uno. ¿Y ahora? No tengo con qué avanzar en el laburo, ¿me pongo a masticar esa idea de anoche?. Dale! Empecemos por lo básico y teniendo en cuenta estos puntos:

  • no tengo mucho tiempo
  • no sé cuánto tiempo le voy a poder dedicar en el futuro a este proyecto
  • me gustaría algo simple
  • no generar contenido
  • el diseño gráfico lo tengo que hacer yo (esto es un desafío -indispensable para cualquier proyecto-, nunca lo hice)
  • quiero ver resultados antes de empezar
  • se deben poner únicamente links y los datos se deben obtener desde este
  • tiene que tener un buscador
  • tiene que organizar los temas según relevancia / visitas o algún sistema de orden diferente a la fecha

Lo primero que hice fue registrar el dominio (nosehablamas.com.ar); enseguida agarré el Inkscape para diseñar cómo se va a ver el sitio. Busqué unos colores pasteles en Google y me diseñé un logo. Después, me puse a traducir eso en código y empecé a programar. Para el medio día ya tenía «algo» que empezaba a querer funcionar.

Comí, me senté de nuevo en la computadora y a eso de las 16:30hs me fui a hacer malabares con un amigo. Luego, 19hs, a un Taller de Clown que empecé ayer. Hora de regreso a casa: 23:30hs. ¡Comer y a dormir! Era imposible pensar.

7 a.m. arriba. Ya estoy listo para terminar el sitio. Miro el correo y veo que ya me delegaron el dominio. Perfecto, termino algunos detalles y lo saco a la calle. Me hice unos mates y para eso de las 11 a.m. estaba subiendo el sitio al servidor y configurando permisos, servidor web, y demás yerbas.

Así, puedo decir que hice un sitio en Django desde cero en menos de 24hs.

Veamos, me levanté el Miércoles a las 7hs, habré empezado a laburar en esto a las 9hs y le pegué hasta las 14 hs. Ahi van 5hs. Pero después de comer seguí un rato, desde las 15 hasta las 16:30hs aproximadamente. Eso suma 6:30hs. Esa misma noche intenté hacer algo, pongamos media hora más: 7hs.

Hoy me levanto de nuevo a las 7hs y empiezo a las 8hs (casi sin desayunar) y laburo hasta las 11hs… ¿Cuánto da? Veníamos con 7hs + 4hs de esta mañana: 11hs. Wow! Ni yo me lo creo.

Claro que sí, el sitio tiene algunos (varios) errores: ¡pero hay un sitio nuevo en la internete hecho en menos de 24hs! 😀

Con ustedes http://nosehablamas.com.ar

Conectar a un Django shell_plus remoto

¡Acabo de utilizar la cabeza para algo! Todavía estoy emocionado. Creo que esto va a facilitarle las cosas a varios y a reducir ese tiempo tedioso de conectarse al servidor «para probar algo» o «ver qué tiene la db» o etc.

La cosa es así, ¿cuántas veces nos logueamos por ssh al servidor para luego hacer Ctrl + R, empezar a tipear shell_plus y darle Enter (si es que todavía quedó en el history y lo tipeamos con el path absoluto) sino hacer cd hasta la carpeta dónde tenemos el proyecto de Django y finalmente ejecutar ./manage.py shell_plus con una previa activación del virtualenv.

Wow! Suena tedioso hasta tener que explicarlo. Hoy traigo la solución. «Waaaa, tengo miedo nene»

Es simple, seguimos utilizando SSH pero evitamos todos los pasos antes dichos con sólo un comando:

ssh user@remote-host.com -t -C «source ~/path/to/virtualenv/bin/activate && python ~/path/to/django/project/manage.py shell_plus»

La opción -C es para que comprima la entrada y la salida y la -t es para que se vean bien los colores de la salida de ipython en mi caso (ya que lo tengo instalado).

Me zarpé! 😀

Camarita

Apareció una nueva locura / diversión / pasión / boludez / loquesea a mi vida: las fotos.

Si bien hace tiempo que me gusta sacar fotos, no sabía que me gustaba tanto. No hace mucho me compré una cámara digital Olympus de 7.1 Megapixeles simplemente porque era barata. Osea, yo quería una cámara para poder llevar a todos lados y para sacar fotos de pelotudeces, básicamente, a modo de recuerdos personales y familiares.

Después de un tiempo, me dí cuenta que está bueno sacar fotos a la naturaleza, bichos, plantas, paisajes, actividades circenses, autos, noches, lunas, estrellas, etc. Muchas veces intenté sacar ese tipo de fotos con mi cámara pocket, pero en la mayoría de los casos no salía la foto que yo me imaginaba. O bien porque quedaba fuera de foco, o porque no le daba el zoom, o la calidad de la imagen resultante no era de mi agrado.

Está bien, la cámara esa me salió $400 en Septiembre de 2010. Una ganga para lo que es la cámara la verdad. Pero sin embargo cumplía con mis requisitos aunque me perdía de sacar muchas fotos exactamente como yo quería. Igualmente,yo no sé nada de fotografía; estoy aprendiendo practicando cada vez que saco una foto nueva. Me gusta ponerme a jugar con las opciones de la cámara y ver qué se puede lograr.

Hace como un mes, mientras estábamos de gira con el circo, mi cámara dijo: «Basta». Todos la escuchamos. Dejando de sacar fotos sin que sean estas una cagada. Aún no entiendo bien qué pasó, pero la cámara saca todas las fotos como super-saturada de blancos y no se entiende nada.

Después de este acontecimiento, estuve pensando un ratito, averiguando precios y finalmente después de «2 largos días» de ver cámaras en Mercado Libre, me terminé comprando una camarita más o menos.

Así como muchas otras cosas que hago, esto también me interesa mostrarlo y tener un espacio propio dónde puedo volver a consultar qué estaba haciendo por aquel entonces en el tiempo. Por esto, junto con mi equipo, decidimos abrir un nuevo sitio web llamado Humitos’ Photographies.

Es más, está hecho con un proyecto que conocí cuando fui a Buenos Aires la semana pasada a un Asado Geek, llamado HGP que cómo si fuera poco: es Software Libre. Así que, empecé a colaborar un poco con este, me lo chafié, y lo instalé en mi servidor.