Archivo de la categoría: django

Sonrisas digitales

Hay gente copada que está haciendo cosas muy buenas. Cuando eso pasa, cuando siento que me interesa lo que otro hace y cuando me veo en posición de dar una mano para que eso que está bueno se siga haciendo, me dan muchas ganas de colaborar con mi granito de arena para seguir estimulando a esa gente que me gusta lo que hace a que lo siga haciendo.

Siendo del palo de las computadores, a mí me toca colaborar desde ese lado. Así que, me puse en contacto con Don Ciensonrisas y le ofrecí la posibilidad de hacerle un sitio web para la campaña, pero que sea simple y limitado, ya que mis tiempos no están tan copados y no lo quería dejar a mitad de camino. Entonces arreglamos en que cada uno hace lo que sabe hacer y punto: él diseña y yo programo 🙂

Hoy, luego de su primera liberación, tengo el agrado de presentar el sitio web de la Campaña «Ciensonrisas»: http://ciensonrisas.com.ar . La idea de éste sitio es dar a conocer un poco más el proyecto, subir las fotos de las sonrisas que se han hecho en distintas ciudades como para poder tener toda la información agrupada, poder compartirlas y que la campaña se siga expandiendo. Como ya lo ha hecho: «¡Llegó a Montevideo, Uruguay!» (fotos)

También habrá una sección en dónde se apoyen a los artistas amigos y colaboradores con la campaña, en dónde se podrá conocer a la gente que apoya la movida y participar colectivamente. Igualmente, el sitio no está terminado aún, pero la idea era ponerlo en funcionamiento lo antes posible para que se empiece a correr la bola ya que la campaña se encuentra de gira actualmente.

Nada más, estoy muy contento al ver que esto ya está funcionando. Hay que seguir mejorando el sitio y agregándole información, pero estoy seguro que va a ser un éxito, si es que ya no lo es…

 

Cumpliendo sueños

“No puede ir mal haciendo lo que querés hacer…”

Hoy, más que nunca, y no porque fuera hoy un día especial, ni porque ayer haya sido ayer, ni tampoco porque mañana será mañana, o la semana pasada fue la semana pasada. Ninguno de ellos es especial en sí sólo, sino que colaboran entre sí para conseguir algo. Algo que quizás he imaginado muchas veces, pero que tampoco lo tengo tan claro ni lo puedo ver con tantos detalles.

Esta semana usé creo que por tercera vez la expresión: “Es el sueño del pibe” en conversaciones que están relacionadas a lo que estoy haciendo, a mi trabajo y a mis hobbies. Y sí, siempre soñé con hacer lo que hoy en día estoy haciendo: “Trabajar para y con Software Libre”

Hace unos cuántos años atrás, allá por el 2004 cuando tenía 18 años empecé a estudiar Ingeniería en Sistemas de Información en la Universidad Tecnológica Nacional. Con la ilusión y el sueño de algún día convertirme en Ingeniero. Ingeniero, ¿entendés?. Un tipo que se la ingenia, y encima aplicado a Sistemas de Información. Era la carrera perfecta.

Con el paso de los años en esa carrera, estudiando, reprobando y aprobando, puteando y discutiendo con docentes; me dí cuenta que eso no era realmente lo que yo había soñado cuando empecé a estudiar. Sabía que tenía otra forma de pensar y que quería trabajar con gente que tenga una filosofía parecida a la mía. Sin embargo, desconocía totalmente que ya existía mucha gente con la que compartía los mismos ideales de libertad.

Mientras pensaba qué hacer, y me preguntaba si realmente estaba tan loco y porqué iba en contra de las corriente Universitaria; dónde todos hacían los que el profesor decía y ya. Nadie se oponía, nadie compartía algo sobre lo que había estado investigando (si es que alguno hacía algo extra). Normalmente era: “estudio las páginas que dijo que había que estudiar y nada más. Eso no lo va a tomar”.

Así, se me pasaron algunos años en la Universidad, intentando estudiar y aprender sobre todo. Siempre que mi familia me preguntaba: “¿Estás estudiando para la facu?” yo contestaba: “No, estoy estudiando para mí. Porque me gusta”. Y parecía que se quedaban helados.

Llegó la “1era Jornada de Python en Santa Fe” dónde tuve mi primera aproximación con Python y ahí fue dónde empezó todo. En esa jornada conocí mucha gente relacionada con la programación y el mundo del Software Libre. Gente que estaba insertada en el mercado laboral de la programación y podía comentarme situaciones del mundo real -a diferencia de las cosas que veía día a día en la facultad-. Una vez que terminó esa jornada dije: “No puede ser. Tengo que aprender esto. Es fantabuloso”. Y así fue como día a día le dedicaba horas y horas a estudiar Python. Incluso llegó un momento dónde me pasaba más tiempo programando en Python que estudiando las cosas que me daban en la facultad. Empecé a darme cuenta que lo que yo quería venía por el lado de Python y el Software Libre más allá que por la facultad y los temas que se trataban ahí.

Quemé pestañas día a día delante del monitor. Estudiaba muchas horas por día y siempre aplicaba las cosas que aprendía (de hecho las aprendía para hacer algo que ya tenía en mente, más allá que simplemente por aprenderlas) en programas que desarrollaba porque me parecía simplemente que eran buenos, que la gente los podía llegar a usar con un fin en particular. Así, en esa época hice un programa de Teoría de Música, en el que se podía ver cómo estaban formados los acordes y además ver las diferentes posturas que ellos tenían en la guitarra. También hice un catalogador de Cds llamado “Kataloga”. Éste ya tenía una interfaz gráfica y además usaba una base de datos (un concepto totalmente nuevo para mí en esa época ya que en la facultad ni cerca de dar eso todavía). Joder! Me acuerdo de estas cosas y me da lástima: en 3er año se ve “algo” de base de datos.

Al lado de la comunidad de Python Argentina fui creciendo día a día hasta que me propusieron dar una charla en una conferencia. Wow! ¿yo? ¿y porqué yo debería dar una charla? ¿quién soy yo?. Ahí hice otro click. Me di cuenta que, si bien “no era nadie”, podía compartir todo lo que había aprendido sobre Python y contar mi experiencia personal: “sólo hay que animarse y hacerlo”. Entonces, encaré ese proyecto también: dar una charla. (link a post de la charla)

Tiempo después, me empecé a interesar por el mundo de la Internet y quise aprender a hacer un sitio web. ¿Qué necesitaba saber? ¿Con quién podría hablar sobre esto?. Lamentablemente, siempre me pasó lo mismo en mi ciudad: no conocía a nadie que esté metido en estos temas. Sí, los de la facultad, pero como dije antes, sólo estudian las páginas que dice el profesor. Entonces, ni hablar de preguntarles sobre algo que, obviamente, no se da en la facultad. Por esa época, no recuerdo exactamente cuándo fue, conocí un Framework para hacer páginas web llamado Django y con él el primer BOOM en vida. Gracias a ese framework mi vida cambió completamente hasta convertirse en lo que hoy es.

Empecé primero intentando leer el libro oficial en su primera versión en Inglés. Leí varias capítulos, hice algunas pruebas que estaban en el libro, seguí los ejemplos y demás. El libro me parecía fantástico, re bien explicado, y además el framework era (y lo sigue siendo) genial. Por esa época, ese framework también era un boom. Recién salía una versión muy muy estable y su uso crecía de forma exponencial. También con ello se creó una gran necesidad de tener una versión en Español del libro, ya que a mucha gente le resulta más fácil leer en su idioma natal. Uf! Con eso vino una idea, un idea un poco bastante ambiciosa que fue la de traducir el libro y sacar la versión oficial en Español. Sí, traducir un libro y publicarlo con una licencia libre. Que todo el mundo lo pueda descargar en su versión .pdf y leer libremente.

Me puse manos a la obra, creé un repositorio para ir alojando las traducciones del libro y comencé a convocar gente que me ayude en la traducción. Mucha gente de PyAr me dió una mano gigante y muchos incluso trabajaron más que yo. Por suerte la traducción del libro se finalizó y pudimos liberar una versión en Español y con ella vinieron muchos emails de distintos lugares del mundo agradeciendo el enorme trabajo que habíamos hecho. Incluso, algunas Universidades de España me escribían para preguntarme si lo podía usar en el aula. Imaginate, sonrisa de oreja a oreja: “¡Claro que pueden! Para eso lo hicimos”

Ese gran quiebre que viví al conocer Python allá por el 2006 me cambió completamente la vida y realmente me hizo replantearme muchas cosas. Me hizo empezar a luchar por las cosas que en verdad yo quiero hacer y dejar de lado las que no son tan importantes. Conocí el Software Libre gracias a Python y con él también a muchísima gente buena, que lucha por sus ideales y que cree en una Cultura Libre.

Un día, me llama un ex profesor (César) de la Facultad y me pregunta si me animaba a dar clases particulares de Python para unos chicos de secundaria. “Pf! ¿Vos estás loco?” -le dije. Y me comentó que él no podía enseñarles porque no tenía tiempo y que sabía que yo estaba metido en el tema, que les podía ser de mucha ayuda a esos chicos porque no conseguían profesor por ningún lado. Lo pensé bastante, no me animaba ni ahí, pero lo veía por ese lado: podía ayudar a otros que lo necesitaban. Si bien dar clases no era lo mío y tenía 0 experiencia, había otros a los cuales mi conocimiento (con 0 experiencia en la docencia) les podía servir.

Acepté, y les dí clases particulares a tres chicos de secundaria durante 5 sábados si mal no recuerdo. Por suerte, estuvo bastante bueno y veía que los chicos aprendían lo que les explicaba. Igualmente, eran bastante vagos para hacer la tarea que les daba y estudiar (sí, les daba tarea). Ese, “Profesor Particular De Python” fue mi primer trabajo relacionado a la computación; y fue ese trabajo el que me hizo darme cuenta que me quería dedicar de lleno al mundo de las computadoras, el Software Libre y la buena vida 🙂

La vida siguió, el estudio siguió y yo seguí cumpliendo sueños. Después vino un trabajo en la misma oficina que César Ballardini en el Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe dónde me levantaba cada día con más ganas de ir a trabajar y a aprender que el día anterior. Aprendía mucho de Software Libre y de SysAdmin de la mano de César. Siempre estuve muy agradecido de haber podido trabajar con él. Pero también, antes de aceptar el trabajo le pregunté a César: “¿Porqué a mí me llaman? Yo no sé nada de Linux, soy un simple usuario, nada más”. A lo que él me contestó que “él sabía que lo que yo sabía era más que suficiente y que confiaba en mí”.

Pasé un buen tiempo en el Ministerio, con algunos alti-bajos pero siempre estaba contento de alguna manera porque ese trabajo era una enciclopedia sagrada para mí. Trabajaba todos los días entre 5 y 7 horas por día con el tipo al que le hicimos un homenaje hace unas semanas.

Tiempo más tarde, la vida me puso en una encrusijada ya que me ofrecieron un trabajo nuevo como programador web utilizando Django (el framework del cual había traducido el libro). Wow! Otra vez, no lo podía creer. Me estaban ofreciendo hacer algo que era demasiado importante para mí y que lo hacía por hobbie (estudiar y programar sitios web) y ahora encima me querían pagar.

Lo pensé, analicé la situación, qué perdía y qué ganaba. El tiempo pasaba y pasaba, hasta que dije: “Lo que yo quiero hacer está allá, con Django. Vamos para ese lado, después vemos que hacemos si sale mal”. Y me mandé de cabeza. Laburaba como un loco porque tenía los dos trabajos en ese momento hasta que se me termine el contrato de Cultura. Entonces hacía 5 horas de mañana en la oficina y 6 horas de tarde en la empresa Machinalis (de hecho, muy recomendable) en dónde trabajaba con muchos de mis amigos de Python Argentina, de los que día a día aprendía infinidad de cosas. Trabajé mucho en esa empresa, me sentía bien y ellos tenían trabajo para mí.

Después dejé de trabajar ahí y quise dedicarme de lleno a estudiar Inglés, porque sentía que mi aprendizaje en el mundo de la computación estaba completamente obstruído por mi des-conocimiento en el Inglés. Esto me impedía seguir aprendiendo, y eso era muy duro para mí. Así fue como averiguando y pensando qué hacer, decidí meterme de lleno a estudiar Profesorado en Inglés en Paraná, en la UADER. Donde conocí un mundo nuevo. Una facultad en dónde los docentes están muy interesados por enseñar y porque los alumnos aprendan. Cada día que pasaba me gustaba más ir y le dedicaba todo el tiempo a la facultad. Me parecía hasta divertido estudiar y más aún aprender. En esa facultad conocí muchos profesores que realmente vale la pena tener como profesores. Estaba emocionado, nunca me había pasado eso: ir a la facultad con muchas ganas, prestar mucha atención en clases y estudiar con una sonrisa día a día. Era una sensación nueva que de hecho no entendía muy bien.

Pasaron unos meses de haber empezado nuevamente la facultad y sentía que estaba aprendiendo mucho Inglés pero que por otro lado no lo estaba utilizando para lo que realmente lo había empezado a estudiar: seguir estudiando computación. Entonces, decidí buscar un trabajo part-time, que me lleve sólo un rato del día en el que pueda programar y tener una comunicación en Inglés con gente del exterior.

Por suerte, ese trabajo lo encontré (en la empresa Anue) y me sentí muy cómodo con él. Estaba relacionado con la creación de sitios web en Django utilizando la plataforma de Facebook, ya que era una aplicación para Facebook. Terminó ese proyecto y empecé otro y otro. Mientras tanto seguía estudiando Inglés y estaba muy contento con mi progreso en ambas tareas.

Además, por otro lado estaba entrenando Circo como una actividad física principalmente. Aunque con el tiempo me di cuenta que era mucho más que eso para mí y que le quería dedicar más tiempo además de las prácticas semanales que teníamos. Así, me junté con unos compañeros de la escuelita de circo municipal y armamos un circo bajo el nombre de: “Circulando Circo Callejero” con el cuál meses más tarde me estaría yendo de gira por Entre Ríos (link 1, link 2, link 3 y link 4)

El tiempo siguió pasando, seguí estudiando, trabajando y entrenando circo. Empezaba a pensar que estaba viviendo un sueño. Que estaba estudiando algo que realmente me gustaba, que trabajaba en algo que también me gustaba y que había encontrado una actividad física (hice de todo en la vida y nunca seguí nada en este ámbito) y que encima me gustaba también. Era algo de película, no me podía estar pasando a mí, pero sin embargo hacía mucho tiempo que quería trabajar en un proyecto de Software Libre. Soñaba con eso, con publicar libremente todo el código que escribía y poder ayudar a todas aquellas personas que quieran ver cómo está hecho lo que yo hice. Quería ser más libre aún…

Hoy, Sábado 2 de Junio de 2012, se cumplen un mes y un día que hace que estoy trabajando en el proyecto OLPC (One Laptop Per Child – Una laptop por niño). Un proyecto Internacional de Software Libre con la idea de diseñar una plataforma de aprendizaje para los niños de todo el mundo en el ámbito escolar. ¿Qué más puedo pedir? Me encanta programar, me encanta el Software Libre, me estoy dando cuenta de que me gusta enseñar y que encima me paguen por hacerlo: “Es el sueño del pibe…”

“Tiempo y dedicación hacen al artista… También lo hacen al médico.”

nosehablamas.com.ar | un sitio en 24hs

El Martes por la noche me agarró mirando la televisión mientras cenaba. No recuerdo bien la hora, pero estaba mirando TN y el programa que estaban pasando se llamaba «Palabras +, palabras menos». Sinceramente, no tengo idea de qué se trata, cómo es normalmente ese programa ni ningún otro en realidad, porque no veo televisión. Solamente cuando como al medio día o a la noche, como para que me «hable alguien» 🙂

En este programa estaban entrevistando a familiares de la «Tragedia de Once«, quienes explicaban lo mal que los había tratado durante todo el día de la tragedia, las idas y vueltas que tuvieron que hacer para reconocer a sus familiares y la falta de respeto que hubo con ellos. Algo bastante típico cuando pasa unaccidente grande y la gente está descontrolada por la situación. Claramente, entendible.

Entonces, mientras escuchaba estos relatos pensaba: «Qué loco, ¿no?. Estar ahí, en el tren en ese momento, atrapado y sin poder salir; casi esperando que llegue la muerte». Eso me hicieron sentir los familiares, que dicho sea de paso, los escuché expresarse con cordura y respeto hacia «los culpables» (si se quiere) de lo ocurrido.

«Palabras +, palabaras -» el programa va llegando a su fin, vienen los agradecimientos de los periodistas y también de los familiares hacia ellos por la invitación y demás. Entonces, mientras estaban cerrando el programa uno de los periodistas dice: «La última rápida: ¿tienen esperanza en la justicia?» y se escucha un revuelo de «Sí. Tiene que haber justicia». «Sí, va a haber justicia». «Vamos a movernos para que la haya» y por allá lejos, perdido entre tantos «Sí» se escuchan un «No».

Ya casi cuando estaban poniendo la placa de cierre, el periodista se da cuenta de ese «No» perdido entre los demas, para todo y le dice: «Me interesa mucho escuchar porque la señora dijo que no tiene esperanzas en la justicia». Muy tranquilamente la señora, de unos 50 – 60 años explicó: «Esto es como todo lo que estamos acostumbrados a vivir: hoy todos los medios están hablando de esto, algunos con respeto otros casi tomándonos el pelo. Se arma un revuelo que dura unos meses. ¿Cuánto te parece a vos? ¿dos, tres…? Tal vez. Ya pasados esos meses nadie vuelve a tocar el tema y quedamos en la nada, al igual que los desaparecidos.»

Esa excelente explicación de esta señora me hizo pensar que es posta, siempre pasa lo mismo. Y no es solo en la televisión (ya que yo no miro y me entero igual de este tipo de «boooom» periodísticos / trágicos), sino que es en todos los medios, por todos lados: diarios, revistas, radio, internet, la gente en la calle, etc.

Con esto en la cabeza, se me ocurrió que debería existir un lugar en dónde uno pueda seguir los temas que le interesan y estar informado sobre casos que fueron un «boom» en algún momento y hoy ya nadie habla. Un histórico, un archivo de lo que fue pasando sin la necesidad de escribir sobre esto todos los días (es imposible seguir todos los casos) pero sí con la habilidad de compartir contenido que ya existe y agruparlos por tópicos.

Así, con esa idea en la cabeza me fui a dormir…

Pasó la noche, me despierto, desayuno, miro los mails del trabajo: ni uno. ¿Y ahora? No tengo con qué avanzar en el laburo, ¿me pongo a masticar esa idea de anoche?. Dale! Empecemos por lo básico y teniendo en cuenta estos puntos:

  • no tengo mucho tiempo
  • no sé cuánto tiempo le voy a poder dedicar en el futuro a este proyecto
  • me gustaría algo simple
  • no generar contenido
  • el diseño gráfico lo tengo que hacer yo (esto es un desafío -indispensable para cualquier proyecto-, nunca lo hice)
  • quiero ver resultados antes de empezar
  • se deben poner únicamente links y los datos se deben obtener desde este
  • tiene que tener un buscador
  • tiene que organizar los temas según relevancia / visitas o algún sistema de orden diferente a la fecha

Lo primero que hice fue registrar el dominio (nosehablamas.com.ar); enseguida agarré el Inkscape para diseñar cómo se va a ver el sitio. Busqué unos colores pasteles en Google y me diseñé un logo. Después, me puse a traducir eso en código y empecé a programar. Para el medio día ya tenía «algo» que empezaba a querer funcionar.

Comí, me senté de nuevo en la computadora y a eso de las 16:30hs me fui a hacer malabares con un amigo. Luego, 19hs, a un Taller de Clown que empecé ayer. Hora de regreso a casa: 23:30hs. ¡Comer y a dormir! Era imposible pensar.

7 a.m. arriba. Ya estoy listo para terminar el sitio. Miro el correo y veo que ya me delegaron el dominio. Perfecto, termino algunos detalles y lo saco a la calle. Me hice unos mates y para eso de las 11 a.m. estaba subiendo el sitio al servidor y configurando permisos, servidor web, y demás yerbas.

Así, puedo decir que hice un sitio en Django desde cero en menos de 24hs.

Veamos, me levanté el Miércoles a las 7hs, habré empezado a laburar en esto a las 9hs y le pegué hasta las 14 hs. Ahi van 5hs. Pero después de comer seguí un rato, desde las 15 hasta las 16:30hs aproximadamente. Eso suma 6:30hs. Esa misma noche intenté hacer algo, pongamos media hora más: 7hs.

Hoy me levanto de nuevo a las 7hs y empiezo a las 8hs (casi sin desayunar) y laburo hasta las 11hs… ¿Cuánto da? Veníamos con 7hs + 4hs de esta mañana: 11hs. Wow! Ni yo me lo creo.

Claro que sí, el sitio tiene algunos (varios) errores: ¡pero hay un sitio nuevo en la internete hecho en menos de 24hs! 😀

Con ustedes http://nosehablamas.com.ar