“Los bins”

Los “otros” Argentinos me comentaron que hay un lugar llamado “Goodwill” acá en Estados Unidos dónde se puede comprar cosas de segunda a un muy buen precio. Las cosas en general son usadas, pero el “usado” para nosotros no es el mismo “usado” para la gente de acá. Decían que podés encontrar cosas en muy pero muy buen estado e incluso algunas nuevas, o muy parecido.

Eso mismo comentaron ayer por la mañana en el desayuno, dónde también estaban David y Lisa (su esposa). Entonces, ellos se rieron y nos dijeron que “Goodwill” no es nada en comparación a “los bins”. Nos explicaron que luego de que las cosas pasan mucho tiempo sin venderse en los diferentes “Goodwill” las mandan a “los bins” y ahí te venden las cosas por peso. “¿Cómo por peso?” – “Sí, agarrás un canasto, metés pantalones, remeras, gorros o lo que te interese. Los pesan y te dicen cuánto es :)”

“Los bins” son como tachos de basura gigantes, o como fuentes gigantes digamos, ya que no tienen tapa; donde todo está mezclado con todo, la gente revuelve y si encuentra algo que le gusta, lo pesan y lo paga. Lisa nos quiso mostrar un video sobre “los bins” para que veamos como es un poco la cosa (vale la pena verlo y mejor si se entiende la letra):

Así y todo, no nos imaginabamos como era el lugar. O quizás sí lo imaginabamos pero no estábamos seguros de entender. Entonces, David propone que vayamos luego de desayunar. Así que, después de un rato arrancamos para allá.

Ni bien entro… “Shockié”. Increíble cantidad de cosas, no solo ropa, puesto en diferentes fuentes (piletas, o no sé) grandes de dónde la gente revolvía para ver si había algo que le interese. Zapatillas (quizás los pares separados o no…), camisas, sacos, gorros, remeras, jeans, pantalones… ¡Lo que se te ocurra! También había microhondas, licuadoras, carpas, cosas de golf, cds, computadoras… ¡DE TODO!

Excepto las cosas que tienen precio (que están separadas y acomodadas en otros lugares), como ser los sillones, colchones, muebles, sillas de computadora y algunas otras cosas más… Todo, pero todo todito lo demás, es por peso. Sí, no tiene sentido alguno, pero funciona así. Todo se pesa y todo sale lo mismo. Sea de polar o de algodón o plástico o de metal. Da igual.

Había muchas cosas interesantes para comprar. Cosas que realmente sirven. Por ejemplo, una silla de computadora mejor que la que tengo en mi casa, salía $7 y un sillón $12. Me probé algunas zapatillas que estaban zarpadas, pero me quedaron apenas chicas. También busqué ropa y demás, pero es tan grande el lugar que la verdad hay que ir con tiempo y elegir bien las cosas y como yo estaba medio shockeado todavía, había perdido mucho tiempo dando vueltas, mirando y observando la gente o simplemente mirando las cosas que se podían comprar pero muy por encima.

Finalmente, me compré: una botella de agua típica de USA, un bolso térmico chiquito y un router Cisco. “Mmm… ¿cómo sé si este router anda?. Mmm… bueh, no, no sé. Lo llevo igual, si total no pesa nada ;)” Esas tres cosas, me salieron $2.16

DSC_1199

Para mi satisfacción, cuando llegué a lo de David, pedí prestado un transformador de 12v y probé mi router y… Anda! “Culeado, tengo un router nuevo por $(2.16 / 3) dólares”

Los bins… Una experiencia única.

2 pensamientos en ““Los bins”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: