¡Me cago en el cepo y en la concha de tu hermana!

¡Sí! Vivo en un país dónde el gobierno se te caga de risa en la cara y te obliga a vender lo que no querés vender y también te obliga a comprar lo que no querés comprar. Me considero un tipo pacífico y que no le podría pegar a nadie, pero sin embargo matar a un par de políticos creo que no me afectaría en lo más mínimo.

La cosa viene desde hace muchos años. Siempre el estado hizo alguna tramoya para poder ROBARME LA PLATA. Estoy “de acuerdo” con pagar impuestos y los pago mes a mes. En éste mundo capitalista en el que vivo creo que “de alguna forma” el estado tiene que recaudar dinero. Y claro, como el estado no trabaja, y no hace nada para que eso sea así, tiene que obligarle a sus ciudadanos que le paguen una “cuota” por que sí. Por el simple hecho de “no querer trabajar”. Osea, digo que estoy de acuerdo pero porque “trato” de entender al capitalismo. Digamos, estoy inmerso en eso y por el momento no he podido cambiarlo. Así que…

Hace mucho tiempo trabajé en el Ministerio de Innovación y Cultura de la ciudad de Santa Fe; dónde fui contratado por el estado con un contrato que decía: “Locación de servicio”. O sea, desde el vamos ya estaban negreando los muy hijo de puta. Me obligaron a ir a la AFIP y hacerme monotributista para poder empezar a trabajar ahí. El estado no te puede “emplear” de esa forma. Digamos, sueldo fijo todos los meses por más de un año. Estemmm… eso es estar en Relación de Dependencia; NO ser monotributista.

Así empezó la cosa allá por el 2006 – 2008 (o por ahí). Además, después de un tiempo en el mismo Ministerio me dijeron que me tenía que dar de alta en el API. Entonces, como niño obediente que soy fui y me di de alta. En ese momento me enteré que tenía que pagar una multa porque ya había empezado a trabajar y todavía no me tenía la alta en el API. “Y bueh”. Igualmente, ahí me dicen que los primeros 4 meses “van de regalo”. Onda, “hasta que te estabilices” porque como sos un monotributista, no sabés si te va a ir bien enseguida: Ja!

Pasaron los hermosos 4 meses y así al mes 5 me dijeron que tenía que liquidar el 2,5% de todo lo que ganaba mes a mes a partir de ahora e ir a pagar eso en el banco. “WTF?”. Así que, para la miseria que ganaba en aquellos tiempos, eso no era mucha plata, pero era mia y no entendía nada y ni siquiera sabía si tenía que pagarlo y NADIE TE EXPLICA NADA!… “Y bueh”

Pagué mes a mes, día a día… minuto a minuto. Pasó el tiempo, dejé de trabajar ->  dejé de pagar -> muy mala decisión. Luego de unos años pagué $3500 de intereses sobre el año de monotributo que no había pagado. Pero! Nunca me dieron de baja en el API y tuve que pagar una plata que no debía por unos años. De hecho, hace muy poco logré que me den de baja. Lo lindo de ésto es que la guita te la sacaban automáticamente de tu cuenta de banco cada vez que hacías un depósito o una transferencia o cualquier cosa que aumente tu activo. Ya no estaba más la posibilidad de ir a pagarlo al banco… o de no ir!

El tiempo pasó. Me enojé. Se me pasó. Pagué todo y dije: “Listo! Estoy en cero. No le debo nada a nadie”. Aunque esa deuda era muy injusta, la pagué y me saqué todo éste quilombo de encima.

Luego de un tiempo, hace 7 meses atrás empecé a trabajar para una fundación del exterior: OLPC (One Laptop Per Child) a la que le tengo que facturar en dólares. Para eso, volví a la AFIP y me hice nuevamente monotributista, pero ésta vez “de acuerdo” con el “impuesto” ya que era un trabajo personal y el estado no tenía nada que ver. Así que como que fui contento.

Luego de la alta en la AFIP me hice el talonario de facturas y pasado el primer mes emití la primera Factura E. Vale aclarar que para ésta época ya estábamos viviendo el cepo al dolar (“¿Qué? ¿alguien dijo cepo? No me vengan con boludeces”). Entonces claro, desde EE. UU. me hacen una transferencia en dólares a mi cuenta y cuando voy al banco después de una semana hecha la transacción a preguntar qué pasaba me dicen: “Tenés que firmar éste, éste y éste papel para que mañana se te acredite el equivalente en pesos”. “Eh! ¿Cómo es la cosa? ¿Se deforman los papeles?. Allá pusieron dólares en el sobre”. La cuestión es que te hacen firman un documento que dice que querés vender tus dólares al estado para que sean acreditados en tu cuenta. TU CUENTA, TU PLATA, TUS DOLARES, TUS PAPELITOS.

Así, hace 7 meses que bajo la cabeza una y otra vez cuando voy al banco. Y como si fuera poco: ¿a qué precio te pagan el dólar? Obvio, no lo pagan al precio del “mercado blue”, por eso no existe. “¿Te lo pagan al precio oficial?” NOOOO! Tampoco, ¡te lo pagan menos!. Si averiguás en cualquier lado hoy el dolar anda cerca de los 4.78 para la venta (por ejemplo en http://www.dolarhoy.com) pero en la transferencia que acabo de recibir veo que me lo pagaron 4.67. “Y bueh…”

¿Porqué no se van un poquito a la concha de su hermana? Yo te pago todo lo que quieras, pero no me robes ni me mientas.

¡Qué país de mierda!

 

4 pensamientos en “¡Me cago en el cepo y en la concha de tu hermana!

  1. Gastón Ramos dice:

    Sí, yo vengo haciendo esto hace unos 6 años🙂

  2. Sin intentar defender nada: API es ingresos brutos, es un impuesto provincial. Lo de descontarte de los depósitos es “adelanto de ingresos brutos”. Con eso a favor, lo pones en tu declaración jurada mensual y pagás sólo la diferencia (si la hay).

    Lo del empleo encubierto: hablá con un abogado. Hasta donde sé:

    1) Sí, es cierto
    2) Les podés hacer juicio, y con tus facturas nomás lo ganás
    3) El abogado no te puede cobrar nada hasta que el juicio termine

    Asi que no te quedes en la bronca al pedo. Usá la bronca para ganar plata😉

  3. Si querés simplificar tu vida, pedí te paguen con cheques, o a paypal.
    A los cheques los podés vender, te sacan el 1.4% promedio (si te piden mas, busca otra persona), y te dan el USD al valor “blue” en el instante (o equivalente en pesos).
    Con paypal tenés dos opciones:
    1) juntarla ahí por un tiempo, y luego pedir un cheque o vender el crédito.
    2) hacerte una cuenta de payoneer, y luego una cuenta de banco con ellos. Sacás cuando necesitás por la tarjeta prepaga, y al resto lo mandás a paypal/cheques.

  4. […] que son una “amenaza” para la sociedad? Digo, para la sociedad que nos contiene, nos regula y nos controla. Claro, no nos controla al 100% porque ahí está el truco, siempre tenemos que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: