Vida = Arte

¿Qué pasa si te digo que el arte y la vida o la vida y el arte puede llegar a ser lo mismo? ¿Qué pasa, de hecho, si son exactamente la misma cosa? Pero antes que nada, ¿qué es el arte? ¿cómo puede ser que lo esté comparado con la vida misma? y por otro lado: ¿qué es la vida?

Hace un tiempo que vengo pensando y charlando conmigo mismo sobre dónde estoy parado y de porqué estoy en el lugar en que estoy. ¿Qué hice para estar acá? ¿Hice algo? Me he estado sintiendo explosivamente bien, a tal punto que pareciera que voy a reventar. Lo quiero compartir. Lo digo. No muchos me creen, otros reaccionan raro cuando contesto “Muy bien” a la simple pregunta: “¿Cómo andás?”. Es como que recibo cosas como “¿Porqué andás tan bien?”

Como todo, siempre, no hay un click. O sí lo hay, pero no siempre. Muchas cosas no se gestan, muchas otras, como en este caso, si. O no, o qué se yo. La cuestión es que hace mucho tiempo que siento que cada día me siento mejor, y tengo miedo. También pienso que me estoy volviendo loco, no “loco”, pero loco de alguna manera. La sensación que tengo es que “en un mundo de infelices ser feliz es casi igual a estar loco, y estar loco está re bueno”. Pero entonces, ¿estoy loco? Y si estoy loco, ¿cuál es la locura que tengo? ¿Puede un “loco” de esos a los que “la gente” llama “locos” y los encierra hacer lo que yo hago? ¿O esos a los que llaman “locos” están realmente “locos”?

Cuestión… Me siento bien. Entonces, me puse a pensar en “¿porqué me siento bien?” y encontré muchas cosas por ahí. Traté de no detenerme en ninguna en particular para poder seguir ojeando las que venían apareciendo. Seguí explorando y mirando al rededor de mi como para ir acumulando información y luego ponerme a desarrollar e investigar de qué se trataba cada una de esas. Pasé por la música, por la universidad, por el circo, por el trabajo, particularmente por el proyecto OLPC, por el software libre, por la libertad, por la fotografía, por la colaboración, por compartir, por aprender y enseñar, los malabares… Wa! Había mucho por ahí dando vueltas dentro mío.

Por un momento, me di cuenta que mucho de lo que estaba haciendo estaba relacionado y que era capaz de mezclar muchas disciplinas en cada una de las tareas y que todo tenía que ver con todo. Que entrenar malabares me despejaba la mente y me hacía pensar en nada. Que llegar a casa, bañarme y ponerme a sacar algunas fotos después se combinaba con algunos programas que hacía especialmente para editar y manipular esas fotos. Era como un engranaje perfecto. Todo encastraba. ¡Hasta los tiempos!

En nada sentía que me iba como “Wa! este tipo es un crack”, pero sentía que todo lo que hacía me llenaba plenamente, que era divertido y que me permitía hacer las otras cosas que venían después. Por ejemplo, entrenar hacía que me den ganas de trabajar, porque descansaba el físico estando sentado y le pasaba la carga a la cabeza y además no me duele tanto la espalda como hace un tiempo atrás. Aunque no me sentía un crack, me sentía bien con lo que venía haciendo. Era, en términos “genteales”, aceptable😉

Esta vuelta en la música, en particular en esta vuelta que volví a agarrar la música, me encontré visitando otros lugares. Tocando mi ser. Tocando sin restricciones. Expresándome libremente. Así, eso, me hizo pensar muchas cosas. Recordar una frase similar a: “cuando hacés música del momento es como mostrarse desnudo y desnudarse no es fácil, pero cuando lo lográs es hermoso”. Y con el tiempo me di cuenta que así me sentía: desnudo. Creo haber descubierto una sensación nueva, haber transitado lugares que nunca había transitado, lugares a los que sólo llegaba tocando la guitarra o percusión estando completamente conectado con eso.

Días más tarde, me puse a pensar en todo esto relacionado con la música, en lo relacionado con la fotografía, con las pinturas que hecho y en que nada de todo eso era realmente bueno, o malo, o si al menos era algo. Pero por el otro lado pensaba en que lo bueno era poder caminar esos senderos, los de la expresión plena. Así empecé a preguntarme y a pensar que eso es el arte, que expresarse plenamente de algún modo, ya sea en la música, en la escultura, en la pintura, en lo que sea es arte. Y así, así, me fui volando por algún lugar dentro y fuera de mi. Yendo y viniendo. Traté de detenerme por algunos segundos más fuera de mi y me miré por unos instantes…

… ahí me di cuenta que la felicidad que sentía pasaba por ahí, por mi libertad de expresión que había logrado en mi vida personal. Que podía sentirme libre, que podía expresarme libremente y que, de hecho, lo hacía. Sin ningún prejuicio, sin ningún problema. Tomando decisiones sin estar condicionado a lo exterior. Sin estar condicionado a lo que dirán los demás, a cómo quedaré, a si eso está bien o mal, a qué es lo que debería hacer a nada, nada de nada. Sólo a mi esencia natural, a mí.

 

 

Un pensamiento en “Vida = Arte

  1. Muzza dice:

    vivir en arte es hacer freestyle en todo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: