Homenaje a César Ballardini

¡Así es! Ayer por la noche le hicimos un homenaje sorpresa a César Ballardini: un crack en todo, pero principalmente en el mundo de las computadoras.

Contando un poco la historia de este homenaje, podría decir que viene de no hace mucho sinceramente, pero que sí tuvo bastante fuerzas para llevarse a cabo de una manera un poco tirada de los pelos. Hace aproximadamente un mes atrás nos juntamos con César y con Manuel (manuq) a charlar sobre el proyecto OLPC y estuvimos jugando bastante con las XO y sus hijos. Después de esa juntada, todos quedamos emocionados con lo que pasó. En lo personal, recibí un montón de feedback de los chicos, me encontré con los usuarios reales de las XO y pude ver como ellos se desenvuelven con las maquinitas. Entonces, un semana más tarde aproximadamente, nos encontramos nuevamente en la Universidad Tecnológica Nacional con César para llevarle la XO que le habíamos conseguido de modo que pueda colaborar con el proyecto. Ésta reunión fue un tanto interesante porque casualmente había un alumno de 5to año en la clase de consulta que César tenía ese día y también pudimos comentar de qué se trataba este proyecto, como así también discutir varias ideas.

Terminado el horario de la clase de consulta de César, nos fuimos a comprar unas empanadas para comer y… ahí empezó todo. Una charla en la esquina en dónde nos debíamos separar. Una charla casi interminable (¿viste cómo es César?), en la que hablamos muchas cosas, recordamos viejas épocas cuando estudiábamos en la facultad, cuando era mi profesor y también cuando trabajé con él en el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe.

En ese momento, y casi jodiendo, dije: “Tendríamos que hacerte un busto a vos. Y es más, deberíamos ponerlo dónde estaba la estatua de Chaplin” (en una plaza a 3 cuadras de la UTN, dónde muchos estudiantes pasan todos los días por ahí). Le pareció bastante chistoso y se rió. Seguimos hablando un poco más como si nada y la charla en pocos minutos terminó.

A la vuelta, de camino a la casa de manuq, le comenté a Manu que yo hablaba en serio. Quizás no hacer un busto o una estatua, pero sí rendirle un homenaje de alguna forma. Este tipo, a mí y a muchos de mis conocidos, nos enseñó cosas brillantes. Y además de eso, nos ha enseñado a pensar inclusive. A ver las computadoras con otra mirada y hasta incluso a la vida misma. No es la primera vez que se me ocurre algo similar ni mucho menos; muchas veces me ha pasado cuando laburaba codo a codo con él. Todos los días me sorprendía con su sabiduría y teníamos tremendas discusiones sobre cómo encarar un problema. Era buenísimo.

Muchas de esas oportunidades, en las que nos pasábamos mañanas enteras discutiendo cosas sin sentidos para muchos, cuando terminaba la charla le decía que era un groso y que estaba muy agradecido de estar trabajando a su lado. Incluso, que si no fuese por él no seguiría trabajando ahí. La cuestión es que no me creía y siempre le causaba gracia.

Resumiendo, hace un tiempo que me he dado cuenta que a la gente que uno considera grosa hay que decírselo. En este caso, ya que se lo he dicho en reiteradas oportunidades y nunca me ha creído (por decirlo de alguna forma) me parecía que era un buen momento para demostrárselo. Así, con esa idea en la cabeza, cuando volví a casa de lo de manuq, mandé un mail a sus amigos y compañeros de Software Libre de toda la vida (al menos los que conozco yo) planteando esta inquietud que tenía y preguntando si a ellos les pasaba lo mismo para ver si podíamos juntar quorum como para hacerle un homenaje. Como era de imaginarse, muchos (todos, si no me equivoco) se prendieron y organizamos una juntada en Santa Fe en el Patio Cervecero, dónde comimos unas cuantas pizzas, tomamos cerveza y le dijimos a César que estábamos ahí reunidos para rendirle una especie de homenaje (un poco pobre) por todas las cosas que hemos aprendido al lado de él, por ser tan buena persona y porque para todos nosotros es un groso y se lo queríamos decir de alguna forma.

Así que César, ¡salud!

Todas las fotos: aquí.

3 pensamientos en “Homenaje a César Ballardini

  1. […] [1] https://humitos.wordpress.com/2012/05/23/homenaje-a-cesar-ballardini/ Gracias Manuel por tu aprecio. Vos ya sabés que en casa sos el «tio» Manuel para mis niños. Te adoptamos. […]

  2. […] era una enciclopedia sagrada para mí. Trabajaba todos los días entre 5 y 7 horas por día con el tipo al que le hicimos un homenaje hace unas […]

  3. NicoR dice:

    Llego tarde a este post y, por ende, al homenaje
    Fui compañero de facultad de Cesar, si no estoy errado, desde 2do a 6to año.
    Hicimos varias cosas juntos, estudiamos algunas materias, pero mas que nada, hablamos muchisimo al pedo.
    Y esas charlas, son las cosas que mas atesoro de mi relación con el.
    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: