Bariloche, Día 1

El Martes 26 de Julio a las 6:30hs ya me encontraba en la terminal de Paraná listo para ser trasladado hacia San Carlos de Bariloche. A unas 30hs en colectivo y con 50 pasajeros arriba de un colectivo en 17 años promedio de edad.

El viaje empezó con el pié izquierdo. Para empezar, uno de los acompañantes (Román) de la EDU-PRO no tenía la ficha médica (porque ninguno de los pibes que los invitó le comentó de tal ficha). El loco este salió corriendo a un hospital para que le firmen la ficha y así poder arrancar el viaje. Por suerte lo tuvimos que esperar muy poco para arrancar.

Una vez que ya estábamos todos los de Paraná en el colectivo (23 de EDU-PRO y 5 de El Nacional) arrancamos. Nuestra mala suerte, o el vodka que se había clavado el chofer antes de arrancar, hizo que a unos 32 segundos de haber puesto el colectivo en marcha choquemos!. Sí, posta. Chocamos antes de salir de la terminal contra un guard rail. Imaginate la seguridad que nos dio eso para el resto del viaje. Loco, chocó el chofer, ¿entendés?

Como me imaginaba. Los pibes re excitados en el colectivo ni bien salimos y durante un rato más. A los gritos, corneta, trompeta, quilombo zarpado. Llegamos a Santa Fe, buscaron a los pibes de la escuela Cavadonga (nombre raro si los hay) y ahí con Román conocimos a Salvador (o más bien Salva) un tipo de unos 50 años aproximadamente con muy buena onda.

Empezamos a hablar al pedo, a conocernos y tratar de llevarnos bien entre los coordinadores y los acompañantes ya que íbamos a compartir 11 días con 50 pendejos descontrolados. Pero la verdad, que re bien los guachos y los coordinadores también. Toda la onda!

Los coordinadores hicieron unas cuantas charlas de concientización sobre el alcohol, las drogras, las minas, los vagos, los boliches, la seguridad y muchas otras cosas más. Parecían padres boludo, pero con mucha onda, jajaja! También hicieron juegos para que los chicos entren en confianza entre las distintas escuelas y además chapen entre ellos. Estuvo bueno, se armó lindo quilombo.

Paramos un par de veces a comer, otras al baño y no mucho más que eso. Igualmente, el servicio en todos lados fue extremadamente rápido y tuvimos muy poco tiempo muerto. Está bueno ir con un paquete comprado de vez en cuando y que te atiendan en todos lados. No perdés tiempo en nada, decidiendo qué hacer o dónde comer. Además los precios de los lugares dónde paramos no eran zarpados. Bien ahí.

Ni bien llegamos al hotel (la medio día del día después de haber salido), ya estaba listo el almuerzo. Comimos, después nos fuimos a bañar, un par de charlas más sobre las excursiones y el contrato. y luego partimos a buscar los trajes de la nieve. Esta noche (en un rato nada más – a las 11:30hs) vamos a uno de los boliches grandes que hay acá, aunque no sé bien cuál es el que toca hoy.

5 pensamientos en “Bariloche, Día 1

  1. Walter Alini dice:

    Traé chocolates de los más caros.

  2. carpincho dice:

    Volvé entero!

  3. silas dice:

    Quizás quiso decir: Covadonga
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: