Una zapatilla con historia

La historia comienza hallá por el año 2007 cuando alojé a Héctor Sánchez y a Hugo Ruscitti en mi casa para las 2da Jornada de Python en Santa Fe. Entre otras cosas que estuvimos conversando charlamos sobre el quilombo de cables que tiene una máquina de escritorio común y cómo organizarlos. Todo esto después de ver el quilombo de cables que tenía en la mía.

El último día ellos se fueron a caminar por todo Santa Fe (posta, todo!) y yo me quedé comiendo con mi familia en el departamento. Cuando llegaron al depto, me comentaron que habían comprado una zapatilla para organizar mis cables y unos destornilladores chiquitos porque Hugo tenía que desarmar su teclado porque la “D” se le quedaba presionada.

Así que bueno, me gané una zapatilla! Me la dejaron por la “hospitalidad” que les brindé y es así que hasta el día de hoy la sigo usando con el mismo quilombo de cables que siempre ya que cada vez tengo más cosas para enchufar y la zapatilla era de 4 tomas.

Pero hoy, después de 1 mes de haberme comprado un estabilizador de 5 tomas y dejar de lado la zapatilla ya que había otros enchufes en esta habitación, la volví a poner en funcionamiento atornillándola al escritorio (una idea que le robé a César -cballard- hace un tiempo, pero nunca la había puesto en práctica). Hoy me tomé 30 minutos para ubicarla en un lugar que sea cómodo y “no visible” o que moleste.

Acá está el resultado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: