Detrás del escenario…

… y arriba de las tablas!

El día de ayer venía siendo un Martes normal, trabajando en mi casa y luego a la sesión de psicóloga (sí, estoy yendo a psicólogo hace un tiempo ya; creo estar loco). Nada del otro mundo aunque un rato antes de salir de casa había hablado con Gabriel (uno de los chicos de circo -al que le compré las clavas-) para ver si me podía arreglar la que vino fallada y el loco me respondió que iba derecho para el teatro, que si podía que las lleve ahí y las veíamos. Le contesté que no sabía nada de lo del teatro, a qué hora era y cuánto salía la entrada… No contestó😦

Cuando salí de las psicóloga me fui derecho al teatro a ver qué obras había ese día y me fijé cuál podría ser una obra a la que vayan estos pibes y no encontré ninguna, pero sí había una que era el Martes 26 a las 21hs, así que supuse que era esa, ya que era la única en el día de ayer.

De ahí me fui a dar un par de vueltas por el centro, me encontré con algunos conocidos y demás. Como necesitaba seguir haciendo tiempo, me fui a despedirlo a mi amigo personal Nico que se iba a Misiones a las 21hs. Tomamos unos mates, charlamos y demás.

De ahí me fui para el Teatro 3 de Febrero y llegué cerca de las 21hs. Cuando estoy en la puerta buscando a mis compañeros de circo, me encuentro con mi profesor (Juanqui) y me dice: “Que bueno que viniste! Así somos más…”. No entendí mucho el comentario y le pregunté cuál entrada habían comprado, si la de $10 o  la de $15, para que estemos todos juntos. “No compres ninguna entrada, vení conmigo”, me dijo. No entendía nada de nada de nada… y me mandé con él.

Pasamos por el costado de todo el teatro y llegamos al final, pasamos el escenario y llegamos a los camarines. Wow! Que desorientado que estaba, por favor. Ahí estaban muchos de mis compañeros de circo preparándose para… “no sé qué”, yo no entendía nada.

Otro de mis profesores les estaba poniendo zancos a los chiquititos y me dice: “¿Vas a salir? Hay un juego de clavas extra”… “¿QUÉ? ¿Van a hacer una actuación?”. Chau viejo, no entendía nada de nada, no sabía que hacía ahí y encima querían que salga al escenario jajaja! Era muy chistoso.

Hablando con la gente, preguntando que íban a hacer y viendo como venía la mano pregunté: “¿Necesitan más gente o voy a ser un estorbo en el escenario?”. Me dijeron que mejor si entraba, que no había muchos malabaristas (éran 2: una nenita con pelotitas y un nenito con clavas) así que iba a estar bueno si me sumaba, además era un ratito chiquito, cerca de 5 minutos y era para alegrar un poco el recital que la gente estaba viendo, ponerle un poco de onda y demás. Era un concierto de una orquesta, cerca de 50 músicos.

Así que bueno, me puse a practicar un poquito en una de las habitaciones que había ahí: la idea era ir caminando mientras iba haciendo malabares, recorrer el escenario asustando a uno que estaba arriba de una escalera y luego quedarme ahí un ratito mirando al público. Practiqué eso, caminar como si nada.

Pasó un rato y me llamaron para ponerme los pantalones de payaso😉 . Me quedaban re chistosos, estaba bueno. Había mucha alegría en ese lugar, se sentía. Pero también se sentían los nervios de algunos, cada tanto hablaba con los músicos que venían a buscar cosas, me decían que estaba saliendo re lindo y que “yo lo iba a hacer bien”. Sí, todo era cualquiera, yo no entendía nada de nada…

Pasó ese tiempo, yo practiqué, dí vueltas, hablé con los chicos, con los músicos, fui al baño😉 , saqué un par de fotos (sin molestar) como para que quede alguna evidencia (salieron mal, pero está el programa y dice “Los Payasos”😛 ).

El programaEl programaEl programa

Y bueno, llegó el momento: me fui al costado del escenario con toda la gente. Empezó el tema en el que teníamos que salir, entraron los dos profesores hicieron algunas payasadas, nos llamaron a nosotros y… me mandé… sí sí, chau… me mandé, ya estaba arriba, con la gente mirándome y yo mirando a ellos… DI-BU-JA-LA macho, cara de contento, sonreí… Ojo, ojo! Que no se te caiga ninguna, caminá, dale, andá a asustarlo al de la escalera, quedate un ratito, poné cara de malo, seguí seguí, no te olvides de la sonrisa ahora, un ratito más y lo tenés, dale viejo… Salí, salí, tenés que salir ahora.

Iuju! Ya estaba detrás del escenario otra vez, con todo eso en la cabeza, un poco más tranquilo y contento de que había salido todo bien. Me dí vuelta, miré al escenario y todavía estaban los malabaristas ahí: “Oh no, todavía no tenía que salir”. Ya fue, me mando de nuevo… Entré por el otro costado, me quedé ahí haciendo malabares un rato más y cuando me tocaba realmente salir, salí. Este era el momento de salir, qué lástima que me apuré y no entendí bien eso. Igual estuvo re copado… Estuve arriba de las tablas del Teatro 3 de Febrero🙂 . Estoy re contento.

Después, pegué la vuelta por atrás del escenario y me fui a ayudar a una de las nenas que andaba en zancos, porque tenía miedo de salir sola y necesitaba que alguien la acompañe, así que esperé con ella su turno de entrar y… me mandé de nuevo, me mandé… Haciendo payasadas, copiando lo que estaban haciendo los profesores, levantando mucho las piernas, de la mano con la nena y con cara de contento de “No me importa nada, lero lero”. Aproveché ese momento para mirar al público (porque cuando estaba con las clavas mucho no pude, tenía miedo que se me caiga alguna) y es maravilloso, toda esa gente aplaudiéndote, no tiene precio. Todos contentos, aplaudiendo, sacando fotos a nosotros. Posta, no tiene precio.

Salimos del escenario con la nena y me fui a buscar las clavas para volver a entrar, porque íbamos a hacer una salida general porque quedaba un poco de tiempo todavía. Cuando llego a dónde las había dejado: “No estaban“, nah, me quería morir: “Me las choreron”, pensé. Las busqué por todos lados, no las encontraba, nadie sabía nada y encima quería entrar de nuevo en la salida general :S

Las poderosas

 

Al final, las terminé encontrando, alguien las había llevado al camarín (supongo que para que no se las choreen justamente), así que no pude salir en el cierre final porque para cuando las encontré, ya estaba terminando y me pareció que no daba para entrar de nuevo.

Pero bueno, estuvo muy lindo. La sensación de estar ahí arriba, con toda esa gente mirando y una orquesta sonando atrás tuyo haciendo música de payasos… No sé, no sé cómo explicarlo. No estaba preparado psicológicamente loco, es muy groso.

Así que… de “Payaso frustrado al Teatro 3 de Febrero”🙂

3 pensamientos en “Detrás del escenario…

  1. Juanjo dice:

    Ma-estro (con tonada de chaman brasilero y haciendo reverencia).

  2. alecu dice:

    Que grande Humitos!!!!
    Al Colón, al Colón, al Colón!

    Avisanos donde actuás y te vamos a ver!!!🙂

    un abrazo!

  3. humitos dice:

    “… gracias a todos por sus saludos y felicitaciones, la verdad ha sido una presentación inolvidable, no he dejado de firmar autógrafos a la gente en la calle. Realmente estoy muy emocionado por todo el apoyo que me han brindado y no lo hubiese podido conseguir si no fuese por ustedes, así que esto es para ustedes también …”

    Jajaja! sueña el pibe, la verdad que nadie (quitado los 2 comentarios que hubo -gracias a ustedes dos-) me dijo nada de nada. Mi vieja a lo sumo me dijo: “La próxima vez avisame, así te voy a ver”, pero después nadie habló más del tema.

    Ayer en circo, nadie comentó nada y cuando estábamos guardando las cosas el profesor me dice: “Gracias por la ayuda el Martes”. Ja! Eso fue todo lo que se habló😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: