Taller de Improvisación

La semana pasada me enteré que en el Gloria Montoya (el mismo lugar dónde hago circo) hay un Taller Municipal de Improvisación Teatral porque vi un cartel pegado en la puerta, me llamó la atención y pregunté. Me dijeron que hable con el profesor a ver si podía empezar a esta altura porque ya había empezado y quizás estaban muy avanzados.

Como el taller es los Lunes y Miércoles de 21 a 23hs, hoy después de circo me quedé a averiguar como era la historia. Pasadas las 21 llegó el profesor y resulta que ya lo conocía de haberlo visto vagando por ahí en las clases de circo o con el grupo en sí. Para esa altura ya había 3 chicas que estaban esperando al profesor con las cuales charlé mientras tanto.

Hablé con el profesor y me dijo que no había problema en que arranque hoy y que incluso podía invitar a cualquiera a que lo haga, ya que es Municipal, no son muchos los que van y además no se necesita saber nada para poder asistir. Como todo, cuanto más sabés mejor es, pero no es un requisito.

La clase arrancó con una sesión de relajación, estirando un poco los brazos y las piernas escuchando música (Pink Floyd) y tratando de liberar la mente de los problemas cotidianos. Estuvo bueno, pero yo estaba re cansado de circo y no tenía muchas ganas de exigir más mi cuerpo elongando. Era complicado, al menos para mí.

Después de eso, el profesor (Sergio) nos leyó los 10 puntos básicos que se deben tener en cuenta al momento de actuar. Aunque era más bien para los actores con libreto en vez de la improvisación pura, muchos eran importantes.

Una vez que terminamos de leer y discutir esto paramos a un ejercicio que consistía en caminar dentro de un círculo pequeño con las piernas semi-flexionadas, con la columna recta y estando en eje manteniendo la mirada al frente. Interesante pero cansador.

El siguiente ejercicio fue en pareja (para esa altura habían llegado dos chicos más -éramos 6-) y consistía en bailar la danza del Chotis con un compañero, manteniendo la mirada al frente, levantando los talones de a poquito y recorriendo un poco el espacio. Fue divertido, aunque creo que ninguno bailó muy bien :P

Finalmente, hicimos un ejercicio de improvisación pura. La idea era que el profesor nos tiraba una línea y nosotros debíamos interpretar eso en el momento. Para esto, propuso un escenario y el resto de los compañeros hizo de público. A la primera pareja le tocó al vago interpretar a un ciego y a la mina a una frígida. Sinceramente, a mí me gustó mucho lo que hicieron los chicos, me pareció entretenido y muy bien pensado en el momento. Estuvo re bueno y robé algunas cosas de ahí. Luego el profesor les hizo algunas críticas constructivas que yo ni cuenta me había dado.

A mí me tocó interpretar a un tipo que juega a 3 puntas… por lo menos y a mi pareja a una enamorada empedernida. Lo que yo intenté hacer fue el típico vago que mira todo el día fútbol, que se junta con los amigos para hacer partidos de fútbol 5, a comer y que se va de pesca casi todos los fines de semana siempre por alguna excusa distinta. El único momento que pasa con la mujer es en la cama a la noche para ir a dormir y sin que le rompan las bolas.

Empecé entrando en escena (la casa), abriendo la heladera, sacando una cerveza y encarando con esta para el living a ver un partido de fútbol. En eso me intercepta mi mujer y me saluda muy emocionada, intento darle poca bola y seguir rumbo al living, pero empieza a buscar situaciones o excusas para salir a dar una vuelta juntos, tomar un helado, ir al cine y demás a lo que termino diciendo a todo que no porque ahora quiero ver el partido, después me junto con los chicos a cenar y al otro día me voy a pescar con los muchachos porque Carlitos se compró una 4×4 y la queremos bautizar en la isla ;)

Pasamos al living, ella se ofrece para hacer una picada y sentarse al lado mío mientras miro el partido, acepto bajo la condición de que no opine sobre el partido ni me rompa las bolas mientras lo estoy mirando. Pasa el primer tiempo y ella sigue insistiendo en hacer algo juntos para lo que siempre encontré una excusa para “zafar”.

Ahí más o menos el profesor nos cortó y nos pasó a decir algunas cosas en las que tenemos que trabajar. Personalmente me sentí bien en general haciendo eso, si bien es todo nuevo no me fue taaan complicado arrancar, pero por ejemplo no sabía que hacer con las manos y me dí cuenta que puse en escena algo que nunca usé luego y hasta incluso me senté arriba: la cerveza que saqué de la heladera.

Las críticas constructivas fueron lo de la cerveza, lo de las manos (se notó), que le dí mucho la espalda al público y que además en algunos momentos no tenía el volumen de voz necesario para el lugar en dónde estábamos. En resumen, para ser la primera vez, bien… Dijo el profesor :)

Me gustó mi primera clase de taller y espero poder seguir ya que pinta divertido. Vamos a ver cómo me va :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 422 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: